DOLOR

El dolor es el primer síntoma que se nos presenta o avisa cuando una alteración en el organismo del ser vivo se está generando.

Los estudios sobre el dolor, varían en las formas de presentarlo al medio, ya que en ello interviene el sistema social, incluso las religiones, como podemos decir "el dolor purifica el alma".

En la antigüedad, se prohibía lo que pudiera disminuir el dolor o la sensación de dolor que podía sentir la persona, ya que "ello lo estaba sintiendo la persona para purificar el alma del sujeto".

Es una sensación que acompaña a la humanidad desde sus orígenes y que siempre constituye una señal de que algo en el organismo se esta lesionando o dañando en forma irreversible o no.

El dolor en el ser humano, es una señal para proteger a la persona de estímulos que pueden ser físicos o emocionales que se presenta para evitar que lo dañen. Esta sensación se produce por la liberación de los transmisores neuroquímicos del dolor y a su vez, es influenciado en el paciente por el entorno cultural y la época en que vive.

Lo que va a determina que el dolor sea una sensación desagradable y nociva por estimulo interno o externo al organismo, convirtiéndolo en algo subjetivo, ya que el umbral del dolor (punto de inicio) es diferente y varia de una persona a otra.

Esto hace que al ser el dolor una experiencia subjetiva, sea imposible de ser medida y por lo tanto, es el paciente y no el médico la persona indicada para definirlo.

El relato del paciente en la historia clínica es el que permite al medico definir el tipo de dolor para ubicarlo en una patologia especifica, aunque esto no se pueda demostrar ni medir en forma objetiva.

Esto, a llevado a los médicos e instituciones, a tratar de clasificar el dolor según su origen o causa y según el tiempo de duración que es lo más importante para el paciente que lo padece.

Según el tiempo de duración, el dolor se clasifica en agudo o crónico:

Dolor Agudo:

Se entiende por Dolor Agudo, a la sensación que tiene la persona con relación al tiempo de presentación del mismo.

Siendo el dolor causado por un estimulo desagradable y dañino para el organismo, el cual es identificable, no presenta una data mayor a 30 días.

Dolor Crónico:

Es el causado por estimulos fisicos o sicologicos que dura mas de 30 días, en estos cuadros clínicos, la localización es diversa e imprecisa ya que el dolor es continuo y altera las ramas e inervaciones, produciendo dolores referidos a otras zonas corporales.

En este caso el dolor como tal ya es una enfermedad por si solo; enfermedad que tiende a alterar al paciente física y sicológicamente, lo que por lo general repercute en su vida, entorno familiar y laboral.

Uno de los casos clínicos donde el paciente suele vivenciar estos cuadros es la FRIMOMIALGIA que por un cuadro tensional o de estrés continuo, reacciona el organismo en totalidad, el que mantenido en el tiempo produce una irritacion y desgarro de las inserciones ósteo musculares, incluso con rotura de las fibras de inserción la que ocasiona aumento de dolor en las crisis, llevando al paciente, a tener periodos de invalidez, que de no ser tratado puede llegar a una incapacidad permanente en la vida cotidiana.

Hoy en día, esto puede ser controlado, logrando periodos de remisión de la enfermedad o aminorando la presentación en la intensidad de las crisis con la OZONOTERÁPIA, que es un tratamiento NO convencional, que es parte de la biomedicina.

La OZONOTERÁPIA, está considerado uno de los tratamientos más efectivos e inocuos al ser humano, si es usado en forma adecuada y profesional, debiendo ser administrado por un médico.

En el caso de fibromialgia, el ozono actúa como un antiálgico (analgésico) y antiinflamatorio, logrando que en el organismo se produzca el bloqueo de los mediadores neuroquímicos del dolor, acelerando el metabolismo, la degradación y eliminación de los mediadores de la inflamación, además de producir la regeneracion de la rotura de las fibras de inserción neuromusculares, con lo que pasa la crisis y se consigue reinsertar al paciente en la vida cotidiana y laboral.

 

 

DOLORES MUSCULARES EN EL CUERPO

(Contracturas Musculares)

Las personas hoy en día se quejan constantemente de dolores musculares y articulares...

Los dolores musculares de origen y ubicación difícil de precisar, según los últimos estudios científicos son producidos por una contractura muscular que le produce dolor a la persona por estimulación de los neuro-receptores sensitivos; estímulos que pueden tener un origen físico y/o emocionales pero que llegan a producir en el tiempo daño en el paciente.

En nuestra agitada y turbulenta sociedad, uno de los dolores más comunes, son las contracturas musculares, donde se puede sentir dolor interno en brazos, espalda y piernas, lo que condiciona un agotamiento de la fibra muscular que la persona suele manejarlo con calmantes hasta que cuando no le funcionan acude al médico, el tratamiento funcional y fisiológico consiste en un masaje de tipo descontracturante, movilización del grupo muscular y a la vez complementado con aplicación de OZONO LOCAL TRANSDÉRMICO, para relajar, calmar el dolor, desinflamar y regenerar el tejido.

Este tipo de tratamiento, con aplicación de OZONO, reduce al mínimo los tratamientos farmacológicos y el tiempo de recuperación del paciente. En la imagen podemos ver la aplicación de OZONO TRANSDERMICO en un paciente con contractura a nivel de hombro.Los cambios bruscos y repetidos de la vida moderna en el diario vivir, hacen que influya en su conducta y responda en forma irritable en las relaciones interpersonales y esté poco tolerante, el sometimiento de estar en condiciones extremas hace que le sea difícil conciliar el sueño, originando en la persona una fatiga constante, lo que hace; que a la vez, influya en la auto estima personal, provocando una ansiedad ante la frustración del diario vivir.