Los masajes de relajación son un tipo de terapia manual que se aplica en forma firme y progresiva. Son un conjunto de movimientos técnicos y maniobras armónicas para estimular física y fisiológicamente al organismo para desencadenar en él reacciones benéficas de tipo biológico, muscular y metabólico, con el objeto de descargar la tensión acumulada sobre el cuerpo y relajar la mente.

El masaje relajante es una terapia externa, natural y sin efectos secundarios que se aplica por medio de las manos y antebrazos y, muchas veces con ayuda de aceites y cremas en un ambiente con una atmosfera que invite a la tranquilidad.

Esta terapia es vista como una alternativa para alcanzar un estado de paz y tranquilidad emocional frente a las presiones de la vida cotidiana. El masaje relajante al actuar sobre el sistema circulatorio aumenta el aporte de oxigeno a nivel cerebral con lo que se produce un aumento de los neurotransmisores (serotonina) logrando una tranquilidad y relajación física del paciente

A través de los tratamientos relajantes el terapeuta experto evalúa por medio de la palpación el grado de tensión psíco-física que afecta al paciente y aplica mediante la presión mecánica de sus manos la seguridad y control requeridos.

A diferencia de otro tipo de masaje, como los mecánicos (masajes que utilizan sólo aparatología), fisiológicos (En el cuerpo humano, se suelen establecer una serie de sistemas, compuestos por órganos, tejidos y células que realizan una determinada función fisiológica. Estos sistemas se encuentran interrelacionados. Algunos de ellos son el sistema respiratorio, el sistema circulatorio, el sistema nervioso y el sistema digestivo), terapéuticos (mejoran la circulación, contribuyen a recuperar la movilidad y reducen las dolencias), preventivos (relajan una zona tensa que puede derivar en una lesión), etc., los masajes relajantes están indicados para las personas que experimentan episodios de estrés, en cualquiera de sus manifestaciones, así como para aquellos que deseen experimentar un estado de bienestar, luego de que la evidencia empírica ha demostrado que recibirlos periódicamente favorece la salud.

Aunque aparentemente el masaje relajante no tiene contraindicaciones precisas, es recomendable no recibirlo en caso de edemas (inflamación), embarazos, intervención quirúrgica reciente, úlceras, quemaduras, procesos inflamatorios, problemas renales y cardiopatías, para lo cual se sugiere visitar primero al médico frente a cualquier duda.

 

TIPOS Y TECNICAS DE MASAJE

En nuestro centro también nos especializamos en:

Drenaje Linfático Manual

Majase Descontacturante